miércoles, 21 de noviembre de 2007

Examen

Para tod@s los que visitais este blog ahí va un ejemplo de examen para que vayais entrenando:

ALUMN@:

-¿No es verdad que la facultad dialéc­tica es la única que puede mostrarlo a quien sea conocedor de lo que a poco enumerábamos, y que no es posible llegar a ello por ningún otro medio?
-Sí, eso se puede afirmar con seguridad.
-En todo caso, nadie nos discutirá esto: que exista otro método que intente, en todo caso y con b
respecto a cada cosa en sí, aprehender de manera sistemática lo que es cada una de ellas. Pues casi
todas las de­más artes, o bien se ocupan de las opiniones y deseos de los hombres, o bien de la creación y fabricación de objetos, o bien del cuidado de las cosas creadas naturalmente o fabricadas artificialmente.
En cuanto a las restantes, que dijimos aprehendían algo de lo existente, como la geometría y las que en ese sentido la acompañan, ya vemos que no hacen más que soñar con lo que existe, pero que serán c
incapaces de contemplarlo en vigilia mientras, valiéndose de hipótesis, dejen éstas intactas por no poder dar cuenta de ellas. Pues bien, si no conocen el principio y anudan la conclusión y los pasos intermedios a algo que no conocen, ¿qué posibilidad existe de que una semejante concatenación llegue jamás a ser conocimiento?
-Por consiguiente, el método dialéctico es el único que, echando abajo las hipótesis, se encamina hacia el principio mismo para pisar allí terreno firme y al ojo del alma, que está verdaderamente sumido a un bárbaro lodazal lo atrae con suavidad y lo lleva a las alturas, utilizando como auxiliares en 533 d esta labor de atracción a las artes a poco enumeradas, que, aunque por rutina las hemos llamado muchas veces conocimientos, necesitan otro nombre que se pueda aplicar a algo más claro que la opinión, pero más oscuro que el de conocimiento. En algún momento anterior empleamos la palabra pensamiento; pero no es cosa de dispu­tar acerca del nombre en materias tales como las que se presentan a e
examen.
-No, en efecto…….
-Bastará, pues - dije yo-, con llamar, lo mismo que antes, a la primera parte conocimiento;
a la segunda pensa­miento ; a la tercera creencia y a la cuarta imaginación. Y a estas dos últimas en conjunto opinión, mientras que a las dos primeras juntas inteligen­cia. La opinión referida a la 534 a generación, y la inteligencia a la esencia. Y lo que es la esencia respecto a la generación, lo es la inteligencia respecto de la opinión; el conocimiento con respecto a la creencia y el pensa­miento con respecto a la imaginación. En cuanto a la proporción entre sí y a la división en dos de cada uno de los ámbitos correspondientes, o sea, lo opinable y lo inteligible, dejémoslo, Glaucón, para que no tenga­mos que vérnoslas con discursos mucho más largos que los pronunciados anteriormente.
-Por mi parte, estoy de acuerdo, en la medida en que puedo seguirte. b
-¿Y llamas dialéctico al que adquiere noción de la esencia de cada cosa ?Y el que no la tenga, ¿no dirás que tiene tanto menos conocimiento de algo cuanto más incapaz sea de darse cuenta de ello a sí mismo o darla a los demás?
-¿Cómo no habría de decirlo?
-Y del mismo modo con respecto al Bien. Si hay alguien que no pueda definir con el razonamiento la Idea del Bien, separándola de todas las demás, y no pueda atravesar todas las dificultades c
como en medio de la batalla, ni aplicarse a esta búsqueda -no según la apariencia sino según la esencia- ni llegar al término de todos estos obstáculos con su argumentación invicta, ¿ no dirás de quién es de ese modo, que no conoce el Bien en sí ni ninguna otra cosa buena, sino que, aún en el caso de que tal vez alcance alguna imagen del bien, será por la opinión, no por el conocimiento; y que en su paso por esta vida no hace más que soñar, sumido en un sopor de que no despertará en este mundo, pues antes a de marchar al Hades para dormir allí un sueño absoluto? d
-¡Por Zeus! Diré lo mismo que tú.
-Pero si alguna vez tienes que educar en la práctica a estos niños que ahora en teoría educas y formas, no permitirás que los gobernantes del Estado y las autori­dades en las cosas supremas sean irracionales, como líneas irracionales.
-Por cierto que no.
-¿Y les prescribirás que participen al máximo de la educación que los capacite para preguntar y respon­der del modo más versado?
-Lo prescribiré junto contigo. e
-¿Y no te parece que tenemos la dialéctica en lo más alto, como una especie de remate de las demás enseñanzas, y que no hay ninguna otra disciplina que pueda ser justamente colocada por encima de ella, y que ha terminado ya lo que corresponde a los estudios?

1. Analiza el sentido que en el texto tiene el término “dialéctica”

2. ¿Cómo argumenta Platón en el párrafo que va de 533-b hasta 533-d que las matemáticas son “algo más claro que la opinión pero más oscuro que el conocimiento” (episteme)?

DISERTACIÓN: La realidad y sus clases